La Contención

Cuando tenemos hambre, comemos.  Cuando tenemos sed, bebemos.  Pero cuando queremos decir algo profundo, algo emocional; nos es más difícil satisfacernos.  Porque tememos tanto a la sociedad, el "que dirán", él hecho de que si dices lo que piensas o sientes puede lastimar a alguien nos hace detenernos.  Cómo satisfacemos sin dañar a los demás? Porque la gente llega a creer que es personal y sólo se trata de descargar.
Cómo decirle a una amiga que nos molesto su comentario sin que se sienta ofendida, Cómo decirle a tu jefe que la verdad no sabe ni papa del tema sin que te despida, Cómo decirle a tu ex que no lo quieres ni como amigo, Cómo decirle a el que te pretende que solo es ocasional, Cómo no temer a los comentarios de los demás??
La verdad es que no satisfacemos esas necesidades porque tampoco estamos preparados para que las descargen con nosotros.  Es parte del sentido común, del inconsciente colectivo con el que nacemos o con el juicio que nos inculcan.  Es de muy mal gusto ir de visita y no saber cuando callarte o irte.
Pero si no descargamos también nos hace mal, así que una de las mejores formas de descargar es con pluma y papel o teclado y monitor; el fin es que no lo guardes y que lo pongas donde debe de estar: en el basurero.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s